#ÚltimaHora Innumerables personas diariamente llegan a las oficinas del Instituto de Tránsito y Transporte de Fonseca a saldar las multas que se les imponen por supuestas violaciones a las normas de la locomoción, o carencia de documentos reglamentarios para poder transitar.

Según muchos de los castigados con comparendos u otro tipo de penalización, la mayoría de los agentes reguladores del tránsito abusan de autoridad, porque los castigan por infracciones inexistentes en el Código Nacional de Tránsito Terrestre, o lo que es peor, les exigen dinero a cambio de no multarlos.

A las arcas de la concesión encargada del manejo y regulación del tráfico vehicular en la localidad, le ingresan grandes cantidades de recursos, que no se saben dónde van a parar, porque dicho dinero no se revierte ni en señalizaciones, arreglo o colocación de nuevos semáforos y la movilización de automotores de todo tipo es un caos en esta localidad, porque no hay ningún de control.

Todo ello sucede, ante la mirada complaciente, de gobernantes, entes fiscales o disciplinario y hasta algunos concejales que, con cierta frecuencia, también se ven visitar la dependencia de Instrafón.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.